martes, 5 de enero de 2016

El mejor final.

“Tengo una llaga mortal en medio del corazón… que no me consiente hablar porque está en el sitio más secreto. No pugnes por venir Padre, si entiendes lo que te digo, acabarás por disculparme. ” “Anoche vino… como siempre… pero el destino lo había dispuesto todo a su desordenado capricho y al cortar su vida cortaron también mi esperanza.” (La Celestina, 1996)

No hay comentarios: