sábado, 22 de agosto de 2015

Tres razones

«Triste documento, mi casa está vacía, mi patio descontento, se queja noche y día. Me preguntan por la rosa, dos florecillas blancas, sus voces cautelosas me hieren y me matan, me hieren y me matan. Yo no fui jardinero, deja de atormentarme, tan solo compañero, admirador y amante, admirador y amante. Y el verdadero dueño, el jardinero santo, se la llevó a su huerto, para adornar su patio» 
(Antonio Remache)

No hay comentarios: