domingo, 28 de julio de 2013

Fumar con la mirada.

A esos gestos, tan huérfanos de padre, les voy a permitir 
que talandren un corazón que no está podrido de latir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te adoro bonito!