domingo, 31 de marzo de 2013

El Camión de los Helados: ¡Hoy Stracciatella y Mango!

Hoy hace siete años que dejé la carrera de psicología. Hice tres años de aquella farsa. Comencé con ilusión, frescura y curiosidad. Todo eso lo perdí a las pocas semanas. Luche para que me gustase, era una experta en esas luchas sin resultado. Y tristemente, lo sigo siendo… Poco a poco me empezaron a gustar cosas aisladas de todo el montón de mentiras que los profesores contaban con monotonía y un tono de voz soporífero. Aquella asignatura que me gustaba, la suspendía. Quería volver a darla.

Tres cursos, 165 créditos superados y solo cuatro cosas aprendidas para poder entender a alguien:
  1. Las sonrisas siempre ocultan algo (y tras el análisis de Facety North nada bueno).
  2. El amor es un factor psicológico de primer nivel (hay 5 niveles más) lo que nos lleva a ver lo simple que es ese factor.
  3. "Quizás", "Ojalá", "Cuidado", "Mitades" y " Ataques": vocabulario básico para cualquiera que comience la carrera. ¿Sirve para entender a la gente? ¡No, pero te vale de cultura general!
  4. Se sabe más de la gente con una copa de vodka que a través de una tarde en tu consulta o despacho.
  5. Y de regalo, las miradas persistentes intimidan pero también te agradan. Aprovéchalas.

Cordelia, la semi-psicóloga.

No hay comentarios: