martes, 29 de enero de 2013

Si me lees, te acuerdas. Si te acuerdas, escribe y lo aclaramos.

Vengo a decirte que el tiempo
que ya llevamos perdido,
es sólo un tiempo pequeño
en el cielo del olvido. 

Porque como yo a veces sueño,
nadie ha soñado contigo,
que como te echo de meno-s,
no hay en el mundo un castigo. 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

We [url=http://www.casinosaction.com]slots[/url] be suffering with a rotund library of totally unconditional casino games for you to challenge privilege here in your browser. Whether you call for to training a provender recreation master plan or even-handed examine exposed a few new slots first playing on the side of legitimate in dough, we procure you covered. These are the rigid same games that you can engage at veritable online casinos and you can play them all quest of free.

Anónimo dijo...

Te leo por casualidad, no me acordaba de esto. Recuerda "-s"

Anónimo dijo...

Yo te leo pero tu no me lees, ¿será por algo? No lo sé. Pereza, sudadera de pinchos, cerveza, torre de la rosaleda, caseta del rio, "-s".

Jorge dijo...

Si te leo. Acabo de ver tus comentarios. Recuerdo muchas cosa-s. Twitter, conciertos, señoras tendiendo la ropa, conversaciones, paseos, cochera-s... y también el último mensaje del whatsapp.

Anónimo dijo...

Hace casi un año, una oportunidad que pasó, quizá porque debía pasar, han cambiado muchas cosas, pero a veces me pregunto que hubiera pasado. De las dudas infinitas.

Jorge dijo...

Tienes razón. Casi un año y seguramente todo pasó porque tenía que pasar. Las cosas han cambiado. Yo tengo un bonito recuerdo de aquello, lo ensucia un poco el final, pero se dió así y no creo que se pueda cambiar. Esas son las pequeñas dudas infinitas.

"En un lado todo el daño,todo lo bueno en el otro...."

Anónimo dijo...

Pero tu/yo/nosotros nunca en el centro siempre haciendo (yo) algún destrozo. Quizás pasase eso. No lo sé. Quizá fue uns tontería pero es eso fue. No nos quedaban co-razones, para seguir, creo. Aunque siembra podemos ponernos un sombrero para que no se escapen los sueños.

Jorge dijo...

En ese momento creo que la co-razones nos fallaron. Creo que no fueron fuertes y dejaron que el tiempo y el silencio se metiera entre lo que se había creado. Tal vez, ese no fuera el momento de luchar por ellas o de volver a sentirlas. Puede que la co-razones sean caprichosas y decidan más por nosotros de lo que creemos. Quién sabe si lo mejor será aparecerse de golpe y de frente para decir: “Venga, hazte un peta, un cigarro, tomate una cerveza y me lo cuenta-s”.

¿Razone-s para soñar tenemos todo-s, pero nosotros-s muchas más que ningún otro?

Anónimo dijo...

Quizas sea ese el momento de vernos en el parque de siempre a la hora de siempre (11h) y hablar como si hoy fuera hace un año, fumarnos un peta y contarnoslo. Soñar se puede soñar quizá ahora tampoco sea el momento o sí, nadie lo sabe.

Anónimo dijo...

Te propongo una cosa, vernos hoy en el parque de siempre a la hora de siempre; hablar, quizá sonreír. Quien sabe.

Anónimo dijo...

Vale, a las 11 en el parque de siempre. Lo de fumar no lo veo, lo de sonreir, me parece bien. Veremos que sucede.

Jorge

Anónimo dijo...

PERFECTO. Nos vemos los dos, solos, en el parque de siempre, sonriamos, con hacer eso nos llegará. Tengo ganas de verte, de saber de tí. Nos vemos donde el quiosco ¿no?

Anónimo dijo...

A las 11 en el kiosko estaré. No he perdido la sonrisa, tranquilo. Y por supuesto que solo-s. Me apetece volver a verte. Hasta dentro de un rato.

Jorge

Anónimo dijo...

Esperaba poder saludarte, un simple hola, sin su -s respectivo, nose algo, veo que me has ignorado y borrador, soy listo, haré lo mismo.