miércoles, 12 de septiembre de 2012

Reconocimientos necesarios.

Hay veces en los que necesitas un trozo de papel, tus recuerdos, tus valoraciones y tiempo. Tiempo para escribir y decir lo que verdaderamente te llena por dentro. Hoy es el día, hoy…

Hoy quiero dar las gracias. Decir a dos personas, a dos personas solamente que sin ellas puede que no me sintiera tan tranquilo hoy en día. Tranquilo, feliz, cómodo, relajado y sobre todo vivo. Lógicamente, “Gracias” se lo podría decir a mucha gente… pero hoy, me siento con la obligación y la necesidad de solo dárselas a estas dos maravillosas personas.

Las conozco desde hace muy poco (una hace más tiempo que a la otra). Pero francamente, “conozco” a gente desde hace mucho más tiempo y son completos desconocidos.  La primera, me escuchó cuando más lo necesitaba. Me abrazó cuando nunca se lo pedí y me ha escuchado horas y horas sin dejar de prestar esa atención que tanto la caracteriza. Ella, si es mujer, se merece el GRACIAS más grande que mi corazón puede gritar. Fue la primera en oír lo que mi corazón tenía que decir. Siempre recordaré ese momento. No quiero ser pesado, pero lo que verdaderamente me apetece decirle, es que siempre supe que había un nexo especial entre nosotros y este año creo que lo hemos soldado lo más fuerte posible. Sé que nos tenemos mutuamente para lo que necesitemos. Te quiero y luchemos como nosotros dos sabemos para que esto no se rompa nunca.

Con respecto a la segunda, quiero darle las GRACIAS por descubrirme un mundo impresionante. Por decirme las cosas tal y como son, por “no querer que nadie me haga daño, en todos los sentidos”. Porque esos días post navidad, dónde mi cabeza no estaba en su sitio, me guiaste y, sobre todo, GRACIAS por sentir la “obligación” de dejar que mi corazón se abriese. Por tus cuidados, tus palabras más precisas en el momento más idóneo y tus gestos verdaderamente desinteresados... Adoro nuestros cafés mentirosos. GRACIAS.  Después de todo esto, la Semana Santa tiene un significado especial para mí. Siempre guardaré muy buen recuerdo de todo.

¿Los nombres? Dentro de mí y para mí.

No hay comentarios: