sábado, 30 de abril de 2011

700.


Y miro al cielo para ver como las ramas se entrecruzan, como juegan a tapar el sol y notar como se construye de la manera más sutil y natural un arco.

El camino es empinado, la cuesta se hace severa y pesa, pero allí a lo lejos veo la casa…

Un bonito lugar del norte, al cual me apetece ir ahora mismo. Lástima que más de 700 km. nos separen.

No hay comentarios: