jueves, 18 de marzo de 2010

¡Yo cuido el medio ambiente al máximo!


Y como en todas mis rupturas siempre éramos tres, esta vez, muy a mi pesar fue el drama el tercero en discordia.


En mi defensa ante un juez, me gustaría decir que : El melodrama americano es mi especialidad, pero el master en pena ha sido su asignatura preferida


Los dos sentados en cada esquina del sofá, aquel de cuero que tanto empeño puse por su puja en Londres. Las puntadas ya estaban dadas de sí, tanto sexo ocasional, programado y salvaje habíamos teniendo en él que sus $4000 habían sido amortizados con creces.


Nuestras piernas sostenían cajas de cartón. Tristemente con recuerdos de nuestra relación. Tres discos de Tina Turner, dos pulsera, tres faldas manchadas de pintura, cinco gafas de sol, dos de ellas con una patilla rota, tus medicamentos del mes pasado, tres cuadernos-diarios que ahora solo tenían frases sin sentido de días inventados por los dos cuando jugábamos a realidades paralelas, un par de medias rotas, un viejo vinilo roto tras mi irá, que tú lo descubrirías en tu casa, las llaves de repuesto de tu coche, mi corazón y un bote vacío de colonia.


Mi cuerpo estaba rojo, acababa de pasar 30 min en la ducha bajo un chorro de agua hirviendo que para mi pesar no me había hecho reaccionar.


El intercambio fue frío, como en el fondo lo eras tú.


Te acompañé a la puerta. Te giraste y me preguntaste.


¿Qué hago con esto?

Recíclalo- dije mirando mi pequeño corazón en tus manos, mientras cerraba la puerta.

2 comentarios:

Nuria!=) dijo...

Muy G.r.a.n.d.e!

Dara Scully dijo...

Pero no lo hizo. Lo guardó para mirarlo años después y ver qué se le removía dentro.


Me gusta.
(parpadeo)