sábado, 20 de febrero de 2010

Cucurucho no tarrina.


Cordelia, siempre dormía de espaldas a sus amantes, le gustaba sentir como sus respiraciones pausadas, acompasadas y cálidas tocaban su espalda y no su pecho.

No hay comentarios: